Trazando la ruta

  

¿Cómo hemos llegado hasta aquí?

 

Gracias a ese espíritu crítico e inconformista que nos define. 

 

Nos ha movido la curiosidad, las ganas de seguir aprendiendo y poner en marcha un proyecto propio con el que poder expresarnos y dar rienda suelta a lo que somos. La necesidad de trabajar en equipo viviendo una serie de valores compartidos que nos permitan seguir evolucionando y poner nuestro granito de arena para contribuir a una sociedad más humana y respetuosa, trabajando, para ello, con aquellas personas y empresas que quieran transformarse en busca de la excelencia.

 

Equivocándonos, aprendiendo de nuestros errores y, en ocasiones, volviendo a tropezar en la misma piedra.

 

Gracias a la confianza que nuestros clientes y colaboradores depositaron en nosotros al comienzo de los tiempos, gracias a sus recomendaciones y también a sus ganas de repetir experiencia. Gracias a los nuevos que fueron llegando después y a los que hoy comienzan su andadura con nosotros.

 

Por supuesto, también, a nuestra propia confianza en el proyecto y en la capacidad de las personas que lo formamos.

 

Y, además, evolucionando a través del coaching

 

¿Cómo llegaremos hasta allí?

 

Con la seguridad de que la utopía, por muy inalcanzable que sea, sirve para mostrarnos el camino, nuestro camino, y la certeza de que las grandes transformaciones surgen de pequeños cambios continuados en el tiempo.

 

Estaremos atentos, haremos de la incertidumbre nuestra mejor aliada, experimentaremos (con algo más que gaseosa), nos cuestionaremos y nos adaptaremos. Entrando así en un círculo virtuoso que nos permitirá seguir evolucionando.

 

Rodeándonos de colaboradores que nos complementen y nos ayuden a aflorar el talento.

 

Abriendo la mente a diferentes puntos de vista y aprendiendo siempre de cada situación, favorable o desfavorable.

 

A veces tendremos que desaprender para aprender, que vaciar la mente para provocar la chispa que encienda de nuevo el fuego en nuestro corazón.

 

Nos apoyaremos en la creencia de que la excelencia es una cuestión de ACTITUD que va más allá, mucho más allá, de posibles certificaciones y que el afán de superación y de mejora continua es una filosofía en la que se cree o no funciona.

 

Y, por supuesto, evolucionando a través del coaching.

 

 

En definitiva, VIVIENDO el CAMBIO. 

Escribir comentario

Comentarios: 0